Cómo tú y tu hijo pueden ser más felices en 3 minutos

“Expresar gratitud funciona. En el momento de empezar a dar las cosas por hecho, dichas cosas nos dejan de hacer felices."

- Sonja Lyubomirsky, Investigadora de la felicidad.

Los investigadores han encontrado una forma concreta para aumentar tu felicidad un pco todos los días. Mientras se duerme por la noche es un buen momento, imagina tres cosas positivas de tu día y agradece por ellas.  Las personas que hacen esto obtienen más felicidad casi de inmediato y conservan esa felicidad durante el tiempo que siguen esta práctica.

¿Por qué funciona esto?

El estado de la gratitud es muy similar al amor.   Los científicos dicen que cambia nuestro corazón a un ritmo más "coherente" (saludable). Los meditadores podrían decir que nos abre el corazón.

Centrándose en lo positivo hace que nuestra vida sea mejor.  No importa qué tan mal están las cosas, siempre hay algo que agradecer. Y al sentirte mejor puedes responder a cualquier desafío de una manera más eficaz.

Siguiendo este consejo diariamente programamos nuestro subconsciente para crear más de lo que estamos apreciando,  tener una "imagen" positiva en nuestra mente nos hace sentir bien.

Puedes hacer variaciones de esta práctica durante todo el día para cambiar tu estado de ánimo en cualquier momento. De hecho, se puede usar para transformar el estandar de felicidad de tu hijo y mejorar tu relación con él.

Sólo encuentra tres cosas sobre tu hijo que te hagan sentir agradecida.  Apreciar realmente las cosas en tu mente y exprésalas tan específicamente como sea posible.
 
  • haz trabajado muy duro en eso .... debes sentirte tan orgulloso de ti mismo!”
  • "¡Guau! recogiste todos tus juguetes! Me encanta la forma tan ordenada en que se ve tu habitación ahora!"
  • "Gracias por hacer tu tarea bien hecha en cuanto te lo dije!"

Nota que tu hijo no tiene que ser perfecto para merecer tu aprecio. Cuanto más se sienta apreciado, más motivado estará.

Y observa que esto no toma  tiempo extra de tu día. Todo lo que necesitas es notar algo positivo y expresárselo  a tu hijo.  De hecho, si  realmente quieres ver una flor de hijo, dale una avalancha de aprecio. ¿Por qué detenerse en tres cosas?

Reconoce a tu hijo durante todo el día con el mayor entusiasmo que puedas. En lugar de ser genérica ( "Eres mi niña buena" ), se lo más específica posible sobre lo que está haciendo, o sobre cómo te sientes.

  • "Me he dado cuenta que te vestiste por ti misma!"
  • "Gracias por ayudar a su hermana con eso."
  • "Aprecio la forma en que te encargaste de eso."
  • "Me encanta cómo me ayudas a encontrar cosas en el super .... Es muy divertido trabajar contigo!"

Expresa tu aprecio tantas veces como sea posible, todos los días durante una semana, acompañados con frecuencia por un cariñoso abrazo y ve como tu felicidad y la de tu hijo cambian drásticamente.