Creación de la independencia: Consejos para padres de niños pequeños

A los niños les encanta aprender. La comunicación abierta y honesta creará un lazo de por vida con su niño. Las rutinas y las responsabilidades le harán saber a su hijo lo que se espera de él. Cuando se rompe alguna regla, debe haber una consecuencia natural. A medida que enseña a su hijo a ser independiente, también deberá enseñarle a mantenerse a salvo. Una habilidad importante que puede enseñarle a su hijo es aprender a ser un buen amigo. Su pequeño niño está empezando a explorar el mundo exterior. ¡Esto es emocionante, pero también aterrador!

Los niños de 4 a 6 años de edad: Empiezan a desarrollar su propia independencia y a formar amistades verdaderas. Aprenden las reglas de juegos más difíciles. Desarrollan destrezas de vida importantes. Establecen límites. Cuando los niños hacen algo en contra de las reglas, explíqueles de forma simple y con pocas palabras:

  • Que lo que hicieron estuvo mal.
  • Qué pasará si su conducta no cambia.

Las consecuencias deben ser lógicas, coherentes y sencillas. Por ejemplo:
Si su hijo monta bicicleta sin casco, le prohíbe el uso de la misma un día o dos. Cuando su hijo no comparta un juguete, no podrá usarlo el resto del día.

Cree y mantenga rutinas.
Enseñe las reglas al establecer rutinas diarias. Los niños son mejores cuando saben qué esperar.

  • En la mañana:Uso del baño, vestirse, tomar el desayuno
  • A la hora de dormir: Tomar un baño, cepillarse los dientes, leer un cuento

Programar horarios específicos para ver televisión, jugar video juegos y la computadora. Cuando sabe lo que su hijo ve en la televisión, puede evitar contenido de violencia u otros que son inaceptables. Limitar “el tiempo total frente a una pantalla” a 2 horas diarias.

Coman juntos las veces sea posible.
Es una magnífica manera de compartir tiempo juntos y compartir las tradiciones familiares, mientras enseña buenos hábitos alimenticios y modales en la mesa.

Tómese el tiempo para platicar y escuchar
Los niños se sienten importantes cuando los adultos se toman un tiempo para hablar con ellos. Platicar con frecuencia y acerca de muchas cosas, les ayuda a sentirse seguros de sí mismos. Pregúntele acerca de sus amistades y las actividades que su hijo disfruta. Cuéntele sobre de sus propias experiencias, las mejores y las peores.

Pregúntele:

“¿Qué fue lo mejor que sucedió hoy?”
“¿Qué fue lo más difícil que sucedió hoy?”
Hágale saber que está bien tener sentimientos negativos y hablar de ellos. Comparta con con su hijo lo mejor y lo más difícil de su propio día. Esto le enseñará que todos tenemos altas y bajas.

Asígnele responsabilidades
Cuando los pequeños copian los quehaceres domésticos cada día, realmente están aprendiendo a contribuir. Con su apoyo, las tareas se realizarán con pocos recordatorios. Mientras crecen, pueden empezar a tener responsabilidades verdaderas, como:

  • Poner la mesa
  • Recoger sus juguetes
  • Alimentar a las mascotas
  • Colocar la ropa sucia en el cesto

Vea cómo crece la autoestima de su hijo cuando se le da la oportunidad de ayudar.
Fomente la independencia al bañarse y vestirse, al principio, esto tomará un poco más de tiempo, pero es un tiempo bien empleado. La independencia viene con la práctica y su guía.

Si deja la ropa lista una noche antes, la rutina en la mañana será sólo vestirse. De este modo, su hijo podrá enfocarse solo en una cosa. Es posible que necesite recordarle todos los pasos a su hijo.

“En la mañana, cuando te levantes, primero, ve al baño, luego, quítate tu pijama y después, vístete”.

Elogie los esfuerzos y éxitos de su hijo:
“¡Hoy hiciste un excelente trabajo preparándote para la escuela!”

Enseñe reglas sencillas acerca de la seguridad con los adultos

Mantener a los hijos seguros es un trabajo importante de los padres de familia. Usted querrá que su hijo respete y confíe en otros, pero también necesita enseñarle a ser cuidadoso. A continuación se presentan algunas reglas básicas y maneras de iniciar una conversación con su hijo acerca de diferentes temas de seguridad.

  • “Si no estás seguro, pregúntame”.
  • “Si un adulto te pide hacer algo y no estás seguro que esté bien; siempre, pregúntame antes. No me enojaré contigo si me preguntas”.
  • “Sin secretos”.
  • “Nadie debe pedirte que me ocultes algo; algo que pueda hacerme enojar si lo descubro. Los adultos nunca esperan que hagas eso”.
  • “Algunas partes del cuerpo son privadas”.
  • “Ningún adulto (a excepción de tus padres, médicos y enfermeras) pueden tocarte donde normalmente usas un traje de baño”.
  • “Si nos separamos, busca a un guardia de seguridad u oficial de policía”.
  • “Este es un lugar concurrido. Si no me encuentras, busca a un guardia de seguridad u oficial de policía o pide a alguien que te ayude a encontrar uno. Esa persona te ayudará a encontrarme”.

Cuando lleve a su hijo a un lugar concurrido, vea alrededor y señale a la persona que esté allí para ayudarle en caso de que se separen.

Ayude a su hijo a ser un buen amigo
Los niños de cuatro a seis años están aprendiendo lo que significa ser un amigo. Ellos tendrán momentos de diversión así como discusiones y herirán los sentimientos. Puede ser tentador para los padres de familia intentar resolver estos problemas o hablar con los padres del otro niño.  En lugar de eso, aconseje su hijo a que resuelva sus problemas. Con su ayuda, su hijo podrá aprender a resolver sus problemas sociales.

Ayude a su hijo a comprender el punto de vista del otro niño. “Creo que Suzie también quiere un turno”.
Enseñe a que su hijo se mantenga tranquilo, no golpee, arrebate ni empuje

 

Manténgase cerca y observe cómo los niños resuelven sus problemas. Estar cerca hace que los niños se comporten  mejor. Es así como ellos comienzan a desarrollar la confianza y las destrezas para comunicarse de manera honesta, calmada y educada con los demás.

Última actualización 8/20/2015Fuente Connected Kids: Safe, Strong, Secure (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)