¿Debes hacer que tu hij@ se disculpe?

Después de una pelea entre hermanos, la mayoría de los padres insisten en que sus hijos se disculpen el uno al otro. Si le preguntas a los niños lo que piensan de esta práctica, ellos te dirán...
"Cuando estoy enojado, no me gusta pedir disculpas. Incluso me hace sentir más coraje hacerlo".
"No me gusta que mi hermano me pida perdón cuando mis padres hacen lo haga, porque lo hace por hacerlo, ni siquiera lo siente y eso me enoja de nuevo".
"Cuando mis padres obligan a mi hermano a pedirme disculpas, me siento como si hubiera ganado. Eso se siente bien, pero no me hace quererlo de nuevo ".
 
¿No suena como que forzar a los niños a pedir disculpas es una lección equivocada? ¿Qué podríamos hacer entonces?
 
1. Enfocate en ayudar a los niños a comunicarse más que en el ritual de la disculpa.
Si ayudas a los niños a expresar sus deseos, necesidades, sentimientos, a escuchar a los demás y reafirmar lo que escucharon de su hermano, los niños comenzarán a sanar sus conflictos a un nivel más profundo, por lo que las disculpas a menudo no son requeridas.
 
 
2. Espera hasta que la ira se haya calmado.
Si alguna de las partes sigue molesta, significa que necesita sentirse escuchada antes de querer escuchar la perspectiva de su herman@.
 
 
3. Una vez que el niño ya no está enojado, motívalo a reparar el daño.
"Tu hermano te ama y te admira. Cuando le gritaste, parecía realmente herido en sus sentimientos. Me pregunto qué podrías hacer para mejorar las cosas con él. "
 
 
4. Si tu hij@ sugiere disculparse, escucha su voz.
Si su voz suena hosca o enojada, la disculpa no será sincera. En su lugar, preguntarle que podría hacer para que su herman@ se sintiera mejor. Puedes decirle
 
"Disculparse es una maravillosa manera de hacer las cosas mejor, pero no quiero que te disculpes hasta que sea en serio. No quiero que digas algo que es falso; No creo que eso alguna vez haga a alguien sentirse mejor ".
 
 
5. Ideas para reparación del daño.
 
Reparar o reemplazar el daño causado, por ejemplo, un juguete roto.
Dar un fuerte abrazo.
Ayudar al hermano con una tarea.
Llegar a un acuerdo y firmarlo, con la promesa de no repetir la infracción y que describe cómo se manejará la situación en el futuro.
 
Sin embargo, recuerda que no estás asignando a tu hijo una "consecuencia" para pagar su deuda. Lo estás incentivando a verse a sí mismo como una persona generosa que puede hacer las cosas mejor cuando él ha hecho algún daño. Así que tiene que elegir lo que podría hacer para mejorar las cosas.
 
 
6. ¿Qué pasa si tu hijo dice "¡No quiero reparar cosas!"?
Reconocer que él todavía está muy enojado y por qué y ayudarlo con el enojo.
 
"Creo que todavía estás enojado tal vez necesitas un poco de tiempo antes de estar listo para reparar cosas con tu hermana. No puedo ayudarte con tus sentimientos en este momento, pero podemos hablar de nuevo más tarde ... Cuando estés listo, sé que vas a hacer lo correcto para mejorar las cosas ".
 
 
7. Ser un modelo a seguir.
Los niños aprenden de nosotros a reparar las rupturas de relaciones. Asegúrate de reparar el daño cuando tu y tu hijo tengan una discusión, pedir disculpas y encontrar la manera de volver a conectar.
 
 
***
 
Este artículo fue extraído de Padres Pacíficos, Hermanos felices: publicado por perigeo / Penguin.