¿Qué parte de "NO" no entendió tu hijo?

No podemos decir que sí a todo lo que nuestro hijo quiere. A veces necesitamos decir No, por su propio bien o por el bien de la familia o la comunidad. Es difícil para los niños aceptar grandes decepciones y sobrellevar esa tristeza. Pero cuando les permitimos sentir su desilusión y amarlos a través de ella, aprenden que:

  • La tristeza se puede soportar.
  • El sol siempre saldrá mañana.
  • No pueden controlar sus circunstancias, pero siempre tienen una opción sobre cómo responder para sacar lo mejor de una situación.

Así es como desarrollan la resiliencia.

Entonces, ¿por qué los niños se resisten tanto a nuestros límites? Porque esos sentimientos de decepción son difíciles de enfrentar. Ellos preferirían seguir peleando con nosotros antes que enfrentar una situación adversa .

Por eso, si tu "No" no es negociable, es bueno mantenerlo claro y de forma tranquila, para que tu hijo comprenda que se ha topado contra una pared y que no se puede cruzar el límite.

Luego, acepta que tu hijo puede tener algunos sentimientos importantes sobre el límite. Empatiza y haz que sea seguro para ellos compartir sus lágrimas y su decepción contigo.

Pero, ¿qué pasa cuando tu hijo todavía no acepta el No por respuesta? ¿Qué pasa si él está a la defensiva?

La parte de NO que nuestros hijos no entienden es a menudo la parte en la que los hacemos sentir mal consigo mismos y lo que quieren, en lugar de decir NO al deseo.

¿Cómo te sientes cuando no puedes tener algo? ¿Quizás unas vacaciones agradables, o cenar en un restaurante de lujo, o incluso solo unos minutos para ti?

Piensa cómo te sientes cuando tu pareja o amigos responden a tu deseo de esta manera:

"Sé cuánto quieres eso ... Me gustaría poder dartelo ... Lo mereces ... ¿No sería agradable?"

Pero, ¿y si, en cambio, dicen:

"¡De ninguna manera! ¿Qué? ¿Estás loca? ¡En tus sueños! ¡Superarlo!"

O, peor aún, "¡Siempre quieres todo! ¡Eres tan codiciosa y egocéntrica! ¿Crees que eres el centro del universo?"

Desde tu punto de vista, el deseo de tu hijo de quedarse despierto más tarde, pasar más tiempo jugando, podría ser simplemente una locura. Pero puedes decir SÍ a los sentimientos y deseos, incluso mientras digas NO a la solicitud, tu hijo se sentirá (y actuará) mucho mejor.

Aquí unos ejemplos...

"Te gustaría poder quedarte despierto más tarde. Cuando seas grande, apuesto a que te quedarás despierto toda la noche, todas las noches, y nunca te acostarás, ¿o no? En este momento es hora de dormir, pero aún podemos divertirnos. Mientras nos preparamos. ¿Quieres esconderte bajo las sábanas y ver si puedo encontrarte? Luego leeremos una historia ".

"Este no es un buen lugar para saltar, pero cuando salgamos, podemos jugar un poco en el parque  antes de irnos a casa. ¿Quieres jugar a este juego de rompecabezas con mientras? "

"Sé que quieres ese videojuego pero ahora no tenemos dinero para eso. Veo lo decepcionada que estás cariño, pero mientras ahorramos podemos jugar a la búsqueda del tesoro? "

Tu hijo se siente comprendido. Ella puede estar decepcionada, pero ella sabe que estás de su lado. Entonces, en lugar de quedarse atrapada en la ira, puede superar la decepción, lo que le permite seguir adelante.

Eso, tu hijo sí lo puede entender.