Queremos cuidarte, debido a las medidas sanitarias que estamos tomando por la contingencia tu pedido puede tardar un poco mas de los 5 a 7 días normales, agradecemos tu comprensión. ¡Juntos somos mas fuertes!

CÓMO ACTUAR SI TU HIJO DICE GROSERÍAS

Es sin duda uno de los momentos más complicados, tu hijo acaba de decir su primer grosería y no sabes qué hacer. Ya sea que platiques sobre ello o seas de los que reacciona con un castigo físico (nunca favorable) este artículo te ayudará a saber qué hacer, pero primero veremos por qué lo hace.

 

Aunque este comportamiento puede tener diversas causas propias al desarrollo y crecimiento de nuestros hijos, una de las principales se da entre los 5 y 9 años ya que los niños entran en una etapa de satisfacer sus necesidades de aceptación social, esto los hace adoptar comportamientos, actitudes y sobretodo lenguaje de otras personas, principalmente de los adultos debido al rol que juegan en su vida. En definitiva, NO lo hacen por maldad, sólo nos están imitando.

Y entonces, ¿qué debo hacer?

Hay varias formas para evitar que hijos adopten este lenguaje de forma habitual:

1- No uses el castigo físico. Además de lastimarlos en su cuerpo, se llegan a generar heridas emocionales que les pueden afectar el resto de su vida.

2- Usa un tono serio cuando diga una mala palabra. No lo celebres.

3- Explica el significado de esa palabra y su impacto negativo.

4- Desarrolla su empatía preguntándole cómo se sentiría si lo usaran refiriéndose a él, ella.

5- No prohibas las malas palabras. Esto las vuelve más tentadoras de usar.

6- Busquen palabras positivas juntos, esto también les ayudará a ampliar su lneguaje.

7- Prepáralo para que no repita estas palabras cuando las escuche de alguien más.

8- No uses malas palabras. Además de que buscarán imitarte, los confundirás al no saber si de verdad no deben decirse o sí.

9- No uses apodos ya que sólo fomentarás que ellos hagan lo mismo con sus amigos.

10- Usa castigos como dejarlo sin algún privilegio (postre, videojuegos) o quizá puedes multarlo (tareas del hogar).

Recuerda que los hijos son como esponjas, y absorben lo más que puedan de lo que observan, así que ellos serán un reflejo de ti. Compórtate como te gustaría que ellos lo hicieran y sé un gran ejemplo.