¡Gratis!, todos nuestros envíos son gratis, una vez que pidas tu zapatos, los mismos tardaran entre 5 y 7 días hábiles en llegar a la puerta de tu casa.

Por qué no debes comer viendo televisión

La televisión es una parte importante de nuestra vida, nos entretiene y tiene mucho que enseñarnos. Pero demasiada televisión y publicidad sobre alimentos pueden hacer que comer bien se vuelva algo muy difícil. Restringir el tiempo para ver la televisión puede ayudar a tu niño a mantenerse en la trayectoria de una vida sana. Aquí te decimos cómo.


La televisión y los bebés

Estudios han demostrado que mirar la televisión en exceso está asociado con la obesidad y el sobrepeso en los niños. La mejor manera de evitarlo es restringir el tiempo que su hijo ve la televisión.

Qué puedes hacer
No coloques a tu hijo en frente de la televisión. La televisión no es apropiada para los niños menores de 2 años porque reduce el tiempo para las verdaderas interacciones contigo y otros miembros de la familia.
Evita usar la televisión como una niñera. Mejor, busca formas para interactuar con tu niño cara a cara.

La televisión y las comidas en familia

Se come mucho más y de manera inconsciente cuando estamos frente a la televisión. Es fácil que los niños coman continuamente de un programa al siguiente. Distraídos por la televisión, a menudo continúan comiendo, aunque ya estén llenos.  ¿El resultado?: aumento de peso.

Qué puedes hacer
Establece la regla de no ver televisión durante la hora de comer.
Sirve sus comidas y siéntate a comer en la mesa del comedor o en la cocina con otros miembros de la familia los más que puedas. La hora de comer es importante para conversar con la familia y contarse las experiencias del día sin que la televisión interfiera.

La televisión y la obesidad

Aquí otra razón importante para restringir el tiempo para que tu niño vea la televisión: la cadena constante de anuncios o publicidad de productos con contenido alto de azúcar y de grasa dirigido directamente a los niños. Estudios han demostrado que los niños que ven mucha televisión corren mayor riesgo de volverse obesos. Los anuncios dirigidos a los niños son una de las razones para que esto suceda.

Qué puedes hacer 
No permitas que los niños menores de 2 años vean la televisión.
Restringe la televisión (así como los videojuegos y los juegos de la computadora) de 1 a 2 horas al día para los niños más grandes.
Habla con tu niño acerca de los comerciales que ve en la televisión y explícale cómo incitan a comer alimentos poco saludables.
Manténte firme cuando tu niño te ruegue que le compres un alimento o un caramelo nuevo que salió en la televisión.
Explícale por qué  piensas que no es saludable para él o ella.

Recuerda

Aunque tu niño no coma en frente de la televisión, aun así debes restringir el tiempo para ver la televisión. El tiempo diario para ver la televisión y los videojuegos debe restringirse a no más de 1 a 2 horas.