Mi hij@ vegetariano

Sí papá/mamá o tú mismo hij@ ha decidido ser vegano o vegetariano (de algún tipo en específico) es importante que tomes en cuenta que lo primordial en la alimentación de tú hij@ será que obtenga los nutrimentos necesarios para su desarrollo físico, mental y emocional.

Para empezar, los niños menores de 12 meses, no debe de haber ningún sustituto de la leche materna y de las fórmulas especiales para ésta etapa.

Una vez pasado el año de edad, la mejor manera de asegurar que tu hij@ alcanza su ritmo de crecimiento ideal es garantizar que ingiere una cantidad adecuada de calorías. Algunos niños veganos tienen dificultades en obtener suficientes calorías debido a que su dieta está muy cargada de fibra (verduras, cereales integrales, linaza, chía). Los niños poseen un estómago pequeño y pueden llenarse antes de haber ingerido suficiente alimento para sostener el crecimiento. El contenido en fibra de la dieta infantil puede ser reducido añadiéndole algunos productos de cereales refinados (no versión integral), zumos de fruta (naturales) y verduras peladas.

El uso de grasas en forma de aguacate, frutos secos/oleaginosas (nuez, pistache, almendra, cacahuate, piñón, avellana, ajonjolí, nuez india, nuez macadamia, pepitas), cremas de frutos secos, semillas y cremas de semillas, proporciona una fuente concentrada de calorías necesarias para muchos niños veganos. Las frutas deshidratadas son también una fuente concentrada de calorías y representan un alimento atractivo para muchos niños, se deben cepillar los dientes después de comerlas para evitar caries.

Algunos padres desean reducir en sus hij@s el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas posteriormente y restringen acentuadamente las grasas en la dieta de los niños. En algunos casos, una dieta muy pobre en grasas puede comprometer el crecimiento del niño debido a que el niño no esté obteniendo suficientes calorías. No hay pruebas de que una dieta muy baja en grasas sea más saludable para un niño vegano que una dieta con algo más de grasa. Antes de los 2 años, los niños no deberían tener generalmente ninguna limitación de grasas por el rápido crecimiento y la elevada necesidad de calorías que experimentan en este período. Hay que comprobar que el crecimiento del niño sea normal y que el niño esté ingiriendo suficientes alimentos para satisfacer sus necesidades de nutrimentos.

Las fuentes de proteínas para los niños veganos incluyen las leguminosas (frijol, haba, lenteja, garbanzo, alubias, alverjón, soya), los cereales/harinas, el tofú, el tempeh, la leche de soya, los frutos secos/oleaginosas, la mantequilla de cacahuete, las salchichas de soya, el yogur de soya, hamburguesas con soya/ vegetales.

Deben consumirse diario y considerar chequeos continuos sobre riesgo de deficiencia de vitamina B12, de hierro, niveles de hemoglobina además de una valoración del crecimiento que vaya de acuerdo a su edad.

Cómo nutrióloga me parece extremo que un niño a partir del año de edad sea vegano. Tal vez puedes darle una alimentación ovo lácteo vegetariana con un consumo menor de algunos alimentos como las carnes, aves, pescado y un consumo mayor de frutas, verduras, cereales/harinas, huevo, leche, leguminosas, frutos secos/oleaginosas. Sí lo que buscas es que tu hij@ coma muy sano no es necesario que te vayas a los extremos, puedes empezar con cuidar el tipo de comida que consume y disminuir aquella que ya viene muy procesada, por ejemplo, en vez de comprar avena en sobre con sabor y azúcar, tú puedes cocinar las hojuelas de avena en agua/leche agregar fruta picada, semillas como nueces, almendras y un poco de azúcar morena. En vez de comprar hamburguesas o nuggets de caja tú puedes hacer las hamburguesas con un poco de carne fresca molida/soya agregando verduras y condimentos naturales.