¡Gratis!, todos nuestros envíos son gratis, una vez que pidas tu zapatos, los mismos tardaran entre 5 y 7 días hábiles en llegar a la puerta de tu casa.

Mi hijo es melindroso para comer ¿qué hago?

Cuando otros padres me dicen que tienen un comedor quisquilloso tengo que contener la risa. No han conocido a un niño quisquilloso para la comida hasta que hayan convivido con mi hijo
Recuerdo que cuando tenía dos años y lo llevé a una boda. Me había olvidado de traer comida para él. Todavía era un poco ingenua sobre el alcance de su meticulosidad, y pensé que acababa de encontrar algo para comer allí. Incorrecto.
Los palitos de pan tenían demasiadas semillas de ajonjolí. La pizza tenía demasiada salsa y se cortó en la forma equivocada. Las fresas no eran como las de casa (que significa eso?).
 
La novia (que realmente no debería haber estado pensando en eso) consiguió que un mesero saliera a conseguir algo para mi hijo. "Tengo algo sólo para él", dijo el chef, con un brillo en sus ojos. "Macarrones y queso! a todos los niños les gusta eso."
 
Sí, pero mi hijo no es cualquier niño. Mi hijo es el único niño en el planeta que no le gustan los macarrones y queso.
 
Sólo que no,  no lo es. Y si creo que es exigente, no sé lo afortunada que soy. Hay algunos niños que, literalmente, sólo comen tres cosas. Mi hijo come alrededor de 14, incluyendo el brócoli (si se prepara a la perfección, lo que significa en su casa, por mí).
 
Lo cierto es que casi todos los niños en el mundo son exigentes con la comida de alguna manera. En realidad no he conocido a un chico que no hace la alimentación difícil a veces, que no tiene ciertas normas  sobre qué comer, cómo debe ser preparado, o cuando comer.
 
Sé que es una monserga tener que hacer un millón de comidas diferentes para sus hijos, o  asegurarse de que todo esté cocido, cortado, y presentado a su gusto. No estoy diciendo que debes hacer lo imposible para asegurarte de que todo lo que entra en la boca de tus hijos se adapte a sus pequeños "yoes" melindrosos. Estoy a favor de establecer límites apropiados, y proporcionar la estructura para los niños, incluso cuando se trata de comer.
 
Sólo estoy diciendo que a lo mejor tenemos que aceptar que nuestros hijos están simplemente siendo niños, y la alimentación de ellos va a ser un dolor de cabeza por unos cuantos años.
 
Pero no todo tiene que ser así,  hay algunas cosas que he aprendido acerca de los niños y de alimentación que me han ayudado a tomar todo con calma un poco más.
 
1. Los niños tienen vientres pequeños (aproximadamente el tamaño de sus diminutos puños) por lo que comer un poco a la vez es normal. Créeme,  más de una vez quería retorcerle el cuello a mis hijos cuando me pedían algo de comer cuando habían comido hace una hora. Pero una vez que me di por vencido en las comidas perfectas, y dejé que mis hijos sean los herbívoros naturales que son, mi vida ahora es mucho más fácil (o al menos ya soy menos propensa a encerrarme en el baño y llorar cuando se acerca la hora de la cena) .
 
2. Lo melindroso puede durar 10 años o más. Sí, has leído bien. A sus 8 años  es aún más exigente que la mayoría de niños de su edad, pero últimamente ha estado aflojando. Por ejemplo, a veces que va tolera la pizza imperfecta; él incluso escoge de las "cosas verdes" (es decir, orégano y albahaca). Hay esperanza amigas!
 
3. Los niños pueden tener 10.000 o más papilas gustativas. Los adultos tienen aproximadamente la mitad de ese número (sí, otra cosa que perdemos a medida que nos hacemos mayores). Piensa en un  sabor  fuerte que te guste, a continuación, duplica su fuerza. No es de extrañar que muchos niños no les gustan las verduras amargas, comidas picantes - o realmente cualquier cosa con una pizca de sabor. Algunos niños tienen problemas leves (o no tan leves) sensoriales, sobre todo cuando se trata de comer. Entre gustos y texturas, puede ser importante la sobrecarga sensorial. Así que a darle a sus pequeños melindrosos cierta holgura, ¿de acuerdo?
 
 
4. La mayoría de los comedores melindrosos están perfectamente sanos y se las arreglan para obtener la nutrición que necesitan, por las buenas o por las malas, incluso si sólo comen verduras una vez en una luna llena o en la forma de una vitamina Picapiedra.
 
Veo muchos artículos acerca de cómo solucionar lo melindroso: dejar de ofrecer bocadillos! Establezca la hora de comer estrictas! Hacer que se priueben nuevos alimentos!
Oye, si todo funciona para ti y tu niño,bien!. En cuanto a mí, cuando dejé de tratar de arreglarlo y empecé a aceptarlo por lo que era, mis hijos y yo conseguimos ser más felices a la hora de comer.
 
Niños felices? Mama feliz? .
 
Tomado de Scary Mommy.