7 razones por las que pequeñas empresas de venta al detalle quiebran

No hay nada más triste que pasar por una de tus tiendas favoritas y encontrar una tienda vacía con un letrero de arrendamiento en la ventana.
Significa que el sueño de alguien ha llegado a su fin y que la forma de vida de muchos empleados ha sido borrada...

Muchas veces, si hablas con el dueño de una tienda local en ese último día te dirá que fue la economía y la competencia en línea .

Lo que realmente ha sucedido en la mayoría de los casos es que el propietario estaba en su mundo y seguía lo que él creía que era mejor sin escuchar al mercado.
Justo el otro día recibí una llamada de alguien con una tienda en la alameda que me dijo que su socio estuvo en la tienda 6 días desde la apertura hasta el cierre y tenían apenas dos empleados a tiempo parcial.

Las ventas bajaron y estaban desesperados por encontrar la publicidad mágica que revertiría su fortuna. Tuve que informarles que tenían muchos problemas estructurales con su negocio. No hay  magia, el éxito es una serie de esfuerzos

No queremos eso para nuestros clientes, así que aquí están los 7 problemas más grandes que enfrentan las pequeñas empresas  y cómo arreglarlas.

1. Ir solo.
Aunque es bueno tener una visión, hacerlo solo es realmente difícil. Puedes hacer el trabajo de dos o tres personas, pero no puedes ser dos o tres personas. Necesitas a alguien que te pueda ayudar a hacer los múltiples trabajos para que no te agotes y te vuelvas amargado,  lo que te lleva a dejar de estar centrado en el cliente y termina con tu visión inicial.

2. Tener al socio equivocado.
El socio adecuado puede ayudarle enormemente si es un socio comprometido o es un socio silencioso. Pero cuando las expectativas son incorrectas o diferentes los plazos pueden ser perdidos y la gran relación que ustedes pensaban que tenían al principio se frustra. Tú necesitas asegurarte de que cada uno sabe lo que el otro trae a la mesa, lo que harán con los desacuerdos, y exactamente quién hará qué. La apertura de un nuevo negocio es una fiebre, pero cuando esa fiebre se desvanece en unos pocos meses, ambos necesitan estar unidos entre sí para tener éxito. Su socio no es un empleado que puedes correr fácilmente.

3. Lugar incorrecto.
Todo el mundo lo ha escuchado un millón de veces. Ubicación. Ubicación. Ubicación. Pero, ¿qué significa eso exactamente? Pocos de nosotros sabemos sobre la salida correcta y el ingreso a un centro, los patrones de tráfico, y la demografía. Afortunadamente las rentas son una buena pista. Sí, puedes ahorrar un 30% con una ubicación que está fuera de la carretera principal, pero probablemente darás ese 30% de regreso - y más - con publicidad para tratar de llegar allí.

4. Estar enamorado de sus productos.
Es maravilloso tener un gran surtido de productos para de todo el mundo, especialmente los que no se encuentran fácilmente en otras tiendas o en línea.

Es maravilloso tener un almacén repleto de mercancía, pero  los clientes se niega a pagar el precio de ciertos productos especiales.  La realidad es que necesitas ser capaz de vender la mercancía y tener lo que se vende.

5. No enfocarse en la administración. 

Las ganancias y pérdidas, los análisis de punto de equilibrio y el flujo de efectivo son los fundamentos de la administración de una pequeña empresa. Si no quieres aprender los conceptos básicos está bien, pero tendrás que pagar a alguien para que lo haga por ti. Necesitas saber tus fundamentos, o no tendrás suficiente dinero para cubrir los gastos - lo que puede conducir a cosas como no hacer tus pagos de impuestos a tiempo o tener problemas de liquidez.

6. No administrar a la gente. 

Tu trabajo no es ser el dueño. Tu trabajo es administrar y entrenar a tu gente para que vendan mejor que tú, siempre debes estar deleitando y sorprendiendo a tus clientes. Hazlo bien y puedes construir un negocio que sea a prueba de competencia. Dejar de hacerlo puede significar que los empleados te roben o puede aumentar  la rotación tan rápidamente que gastarás más en capacitaciones y liquidaciones, que es donde muchos detallistas se encuentran hoy en día.  Necesitas invertir en tu gente, o ellos no invertirán su tiempo o lealtad en tu negocio.
7. No ser un buen ejemplo. 

Sí, el equilibrio trabajo / vida es importante, pero cuando estás en el trabajo, estás en el trabajo. Dejar que tu smartphone te ate de nuevo a tu vida personal, cuando deberías estar trabajando en tu negocio, es una verdadera trampa. Los empleados te verán y harán lo mismo o serán aún peores cuando te hayas ido. Eso significa que no tendrás almuerzos largos, no volverás a casa temprano.  Necesitas equilibrar tus distracciones, o terminarás  con apenas una vida personal y ningún negocio.

Muchas pequeñas empresas cierran porque en algún momento el dueño no obtuvo suficiente influencia sobre sí mismo para cambiar.

Las cosas funcionan cuando se cambian. Pero tienes que empezar contigo mismo .