¡Gratis!, todos nuestros envíos son gratis, una vez que pidas tu zapatos, los mismos tardaran entre 5 y 7 días hábiles en llegar a la puerta de tu casa.

¿CÓMO LOGRAR QUE TU HIJO SE QUEDE EN SU CAMA?

¿Te preguntas cómo llevar a tus hijos de tres, cuatro o cinco años a la cama y cómo hacer que se quede allí toda la noche? De acuerdo a estudios, el 99% de los niños menores de cinco años necesitan un par de horas de calma que incluyan la cena en casa, y luego una rutina completa para dormir, con cuentos y acurrucarse, para conciliar el sueño fácilmente por la noche.

Cinco formas de que tu hijo se quedé en la cama y logre conciliar el sueño son:

  1. Crea seguridad

Es completamente normal que los niños pequeños tengan miedos y preocupaciones. Son personas pequeñas en un mundo grande y aterrador. Si no estás allí para mantenerlos a salvo, pueden sentirse fácilmente asustados, solos en la oscuridad.

A medida que cierran los ojos por la noche, esos sentimientos que han estado rechazando pueden abrumarlos y hacer que estén demasiado ansiosos por quedarse dormidos. Si tu hijo expresa miedo, escúchalo; no lo  ridiculices ni le digas que ya debe crecer, lo que necesita es tu apoyo para sentirse más seguro.

  1. Le tiene miedo de los "Monstruos"

Si tu hijo tiene miedo de los "monstruos" empoderarlo haciendo un poco de "monster spray" que puede rociar por la habitación. Todo lo que necesitas es lavanda y agua; algunas personas agregan brillo, y la glicerina mantendrá el brillo suspendido en la botella para hacerlo más mágico.

O toma una escoba y haz como que sacas a los monstruos del armario, es lo hará sentirse protegido y seguro.

  1. Enséñale técnicas de relajación

Ayuda a tu hijo a aprender a relajarse mientras duerme. Para algunos niños, la música ayuda, puedes poner una meditación guiada y enseñar a tus hijos a respirar profundamente y luego exhalar lentamente, esto ayudará a reducir sus sistemas de alerta del cuerpo.

  1. Asegúrate de que la cama se sienta acogedora

Los niños se acomodarán mejor en una cama donde se sientan seguros y protegidos. Por lo tanto, una cama para niños pequeños cerca del suelo, o un colchón individual en el piso, con un riel parcial, los ayudará a relajarse. Por el contrario, una cama elevada del suelo, o una cama doble, puede inquietar a los niños.

  1. Si su hijo tiene miedo noche tras noche

Anímalo a dibujar lo que le da miedo, esto lo ayudará a dominarlo. Incluso puedes ayudarlo a hablar con el monstruo, o lo que sea que dibuje diciendo: "No se permiten monstruos en mi habitación. ¡Tienes que dormir fuera de nuestra casa!"