Aplican cargos por devolución en 2x1 y los pedidos llegan entre 5 y 7 dias a la puerta de tu casa.

Cómo saber que alimentos son malos para mis hijos.

Cuando se trata de nuestros hijos, todo es importante e intentamos siempre darles lo mejor. Y cuando hablamos de alimentación no es la excepción, sin embargo, seguro te han surgido muchas dudas de si eliminar de la alimentación de tus hijos ciertas cosas puede ser bueno o muy extremo. Como nutrióloga te aseguro que mientras haya moderación no habrá problema y te sugiero que consideres los siguientes alimentos para un consumo ocasional o evitarlos pues pueden tener pocos beneficios para la salud de tus hijos. Aquí te digo cuáles:
  • Cereales de caja: desde el punto de vista nutricional, tienen exceso de azúcar y mínima cantidad de fibra. Si alguna vez optas por ellos procura que no sobrepase 10 gramos de azúcar por porción.
  • Miel antes del año de edad: puede contener esporas de clostridium botulinum, una bacteria que provoca botulismo. El bebé no puede combatir ésta bacteria porque su intestino es aún inmaduro.
  • Espinacas, acelgas y betabel hasta el año: son ricas en nitratos que en el inmaduro estómago del niño menor de 12 meses puede convertirse en nitritos. El exceso de nitritos puede provocar una metahemoglobinemia (el niño se pone azul y tiene dificultades para respirar).
  • Frutos secos: Nuez, almendras, pistaches, cacahuates, entre otros.  Según recomienda la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, no se deben dar frutos secos a menores de 5 o 6 años. Además de ser muy alergénicos, son la causa más frecuente de atragantamiento infantil.
  • Bebidas energéticas: están totalmente contraindicadas para niños. Entre sus ingredientes están la cafeína, guaraná, la nuez de cola, el mate y el cacao, todos ellos estimulantes. Según algunos estudios, éstas bebidas pueden provocar daños hepáticos, cardiovasculares y alteraciones del sueño.
  • Golosinas-dulces. contienen muchas calorías vacías desde el punto de vista nutricional. Están hechas de goma, azúcar, mucílagos, colorantes. Principal causa de caries.
  • Exceso de sal: La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no sobrepasar los 4 gramos de sal diarios (1,6 gramos de sodio) si el niño tiene entre 7 y 10 años. Si es menor de 7 años, las cantidades se reducen a 3 gramos de sal (1,2 gramos de sodio). Considera la sal que se usa para la preparación de los alimentos más el sodio que viene en todos los productos industrializados como conservador.
  • Salchichas: Además de estar elaboradas con carne procesada (rica en nitratos, sodio y grasa), pueden ser peligrosas para el niño. Son uno de los principales motivos de atragantamiento y ahogamiento. Si se las ofreces, que sea en trozos muy pequeños.
  • Bollería industrial (donas, conchas, etc.): Altos en calorías principalmente de carbohidratos de baja calidad (harina refinada), grasas y azúcares.
  • Barritas energéticas: tienen poco valor nutritivo para un niño, son ricas en azúcar, fructosa y colorantes. Cómo único alimento para un desayuno no es recomendable.
  • Alimentos pre-cocinados: son altos en sodio, azúcar, grasas y conservadores. Un exceso de grasas saturadas puede provocar obesidad y problemas cardiovasculares.
  • Snack de frutas: (bebibles, en barritas, tipo puré, etc.) nunca deben sustituir a la pieza de fruta entera natural. Dan la falsa sensación de que el niño se alimenta de forma saludable, pero la mayoría de ellos son más golosinas que alimentos, por su exceso de azúcar, saborizantes, colorantes y conservadores.
  • Leche de vaca: Durante el primer año de vida lo mejor es la lactancia materna y/o sucedáneos de la leche materna. Después del año, el niño ya podrá tomar leche de vaca, puede ser entera y si presenta sobrepeso/obesidad puede tomar leche descremada / light (su diferencia con la entera sólo está en que tiene menos grasa).
  • Refrescos azucarados y jugos industrializados: contienen azúcar, colorantes y saborizantes; repercute en la salud del niño en forma de caries, obesidad y pérdida de apetito. Ten en cuenta que en 250 ml de éstas bebidas puede haber hasta 12 cucharaditas de azúcar. La mejor bebida para un niño es el agua natural.
  • Exceso de azúcar: es un factor de riesgo para padecer obesidad, caries y diabetes.
  • Bebidas de cola: contienen cafeína que pueden alterar el sueño, provocar irritabilidad y por su azúcar sobrepeso/obesidad.
  • Alimentos fritos (frituras de harina, empanizados, capeados): contienen exceso de grasa y por lo tanto pueden contribuir al sobrepeso / obesidad. Elige opciones de preparación más saludables cómo horno, cocido al vapor, guisados con aceite en aerosol, empanizados sin freír utilizando aceite en aerosol.
  • Fast food: (pizza, hamburguesas, nuggets, hot dogs) Al igual que sucede en los adultos, la comida rápida no es la mejor opción por su elevado aporte calórico, aditivos y conservadores (sodio). Las carnes procesadas son ricas en nitratos y grasas cuyo exceso puede favorecer las enfermedades cardiovasculares.

Les recomiendo a los papás evitar los alimentos cómo premio, la comida aunque es rica y puede ser divertida siempre debe cumplir la función de nutrirnos y eso es algo que tú les debes enseñar a tus hijos. Además al usar alimentos cómo premio (dulces, chocolates, golosinas, etc.) los catalogas sin querer como un anhelo, porque además de ser atractivos para las papilas gustativas tendrá una connotación de recompensa, por lo que refuerzas que los alimentos que diariamente le das a tus hijos pueden ser aburridos y además van acompañados de posibles regaños e intentos fallidos para que se los coman (ejemplo: fruta, verdura, pollo), trata de darle siempre igualdad a todos los alimentos para que el niñ@ no sienta que hay alimentos buenos y malos pero si explícale cuáles son más importantes para su cuerpo por sus beneficios y para que le sirven.

LNCA. Claudia Jiménez
Nutrition Coach