¡Gratis! todos nuestros envios y devoluciones son gratis y llegan entre 5 y 7 dias a la puerta de tu casa.

ASÍ ES COMO LOS NEGOCIOS PODRÍAN EVOLUCIONAR TRAS LA PANDEMIA

Ha pasado un mes más y ahora se ha comenzado con la reactivación económica donde varios comercios puedan volver a las actividades siempre y cuando respeten las medidas sanitarias. Lamentablemente sabemos que varios negocios, sobretodo pequeñas y micro empresas, no lograron sobrevivir a esta pandemia, pero los demás que sí han podido continuar en operaciones se enfrentan a nuevos retos.

 

Si a algo nos ha forzado esta crisis es a la obligación de adaptarnos  a las formas venta y consumo más digitales. Si bien era casi imposible encontrar algún comercio que no tuviera “algo” de digital, varios de ellos aún no adaptaban sus canales de manera formal integrándolos en su plan de negocio.

 

Sin embargo la evolución no necesariamente dicta que será hacia algo 100% digital, hay giros comerciales que en su esencia debe existir interacción humana (hasta ahora). Esto obliga a que los dueños adopten medidas especiales que se volverán obligadas para mantenerse en la mente del consumidor.

 

 

El cliente buscará sentirse seguro

Recordemos que al inicio de esta contignenia se dio una psicosis social por miedo al contagio. Es por eso que en los comercios donde aún deba ir el cliente (restaurantes, gimnasios, etc.) buscará estar seguro para evitar contagios, esto los obligará a adaptar sus locales para tener más espacio entre personas, contar con indicaciones de seguridad y regular el acceso a un número máximo de personas.

 

Menos contacto

Similar al punto anterior. Entre menor sea el contacto que los clientes tengan con los colaboradores, se sentirán más seguros. Esto lo podremos ver en modelos de negocio como Amazon Go donde se eligen los productos a través de códigos de barras y recogen al final de la visita, o Wal Mart Pick up donde puedes recoger tus pedidos apenas una hora después de haberlos realizado sin necesidad de bajar de tu auto. También se vuelve más común el pagar con otras formas que evitan el contacto como pulseras y teléfonos inteligentes, entre otros.

 

La oferta de valor no volverá a ser igual

Si bien esto no significa un cambio drástico en lo que el consumidor va a buscar, es cierto que esta situación nos dio un duro golpe de realidad de la mayoría de las personas y es que las necesidades básicas son más importantes de lo que muchos creíamos. Es momento de analizar si nuestro negocio, nuestro producto y/o servicio son los adecuados para los que los clientes necesitarán y querrán comprar. Adaptar o morir es la consigna.

 

¿Qué opinas de estos cambios? ¿Ya habías contemplado o aplicado alguno de ellos? Recuerda siempre estar al pendiente del comportamiento del mercado y cómo cambia día con día, estar un paso adelante es una ventaja que pocos pueden darse en estos días.