Cómo evitar el "gracias, estoy viendo"

En primer lugar, espera al menos diez segundos y no más de quince para saludar a un cliente. Esto les da tiempo para asentarse. 15 segundos puede sonar como una cantidad muy corta de tiempo, pero no

lo es. Utilice un cronometro y camine por su tienda. En la mayoría de los casos puede llegar a la parte posterior de su tienda en 15 segundos.

Al saludar a sus clientes en 10-15 segundos, logrará varios objetivos:

Entrenar a los empleados a estar siempre atentos de quién viene; Los hace esperar y no atosigar, además ayuda a proporcionar un ambiente acogedor.

Durante esos 15 segundos, aplique la estrategia de abordo. Esta tiene que ser algo lo suficientemente grande como para ser notado por un cliente como meter zapato al aparador o limpiar un anaquel.

Esto crea la apariencia de que el empleado ha notado la presencia del cliente, en forma natural y no como estando al acecho de clientes.

Luego, con al menos diez segundos de distancia, comience a caminar hacia el comprador en un ángulo de 45 grados. Esto le permitirá dar su saludo y hablar con ellos pasar ellos sin interrumpirlos

Saludos como  "buenos días. Siéntase libre de mirar a su alrededor, si tiene alguna duda estoy para servirle"

Al no hacer una pregunta como ¿Puedo ayudarlo a encontrar algo? El cliente no está obligado a tener que responder en absoluto, aunque muchos lo harán con un simple gracias.

La mayoría de los clientes apreciarán tener el tiempo y el espacio para mirar alrededor. Si realmente necesitan algo, se sentirán lo suficientemente cómodos para detener al empleado y preguntarles.

Esta técnica de entrenamiento de venta deja al cliente a gusto, y le da al empleado una razón para no quedarse, y se disuelve la zona incómoda de sentirse acosado u observado.

Por ejemplo:
Digamos que usted es un empleado en una tienda de zapatos. Cuando una persona entra, usted coge una caja y la acomoda dentro del aparador cerca del cliente y haces contacto visual. 10 segundos después, acercándose al cliente en un ángulo de 45 ° (Para no bloquear su vista)  saluda: "Buenos días, siéntase libre de mirar a su alrededor, y voy a estar de vuelta". Con la intención correcta, el cliente siempre dice "Gracias".

¿Escéptico? Pruébelo ahora y se sorprenderá.

Si no le dan las gracias, considere que puede haberse acercado aproximadamente a un ángulo de 90 grados, lo que bloquea su camino, o puede que se haya demorado demasiado tiempo cuando dijo el comentario, o no los miró a los ojos.

Evite que el cliente se sienta una presa y vamos a relajarnos, gané su rumbo, y mirar todo lo que tiene que ofrecer.

Haga su saludo más humano, más oportuno, más atractivo, y en última instancia ... su venta será más rentable.